Una pandemia mundial a modo de huracán parecía que iba a hacer cambiar 360º las estrategias de muchas instituciones culturales.

¿Qué opináis? ¿Realmente ha sido así?

Antes de la pandemia ya existían los tours virtuales donde te movías de sala en sala a través de flechas, también se realizaban directos en redes sociales con visitas realizadas por comisarios o guías de museos, de manera que, si lo analizamos fríamente, hay más en cantidad, pero no hay nada nuevo en cuanto a formato.

¿Qué ocurre cuando las restricciones de movilidad hacen que las audiencias de los museos se reduzcan y por tanto también sus ingresos? ¿Se ha trabajado en la creación de experiencias de pago que combinen el contenido y la sostenibilidad económica de la institución?

Aquí la respuesta es aún más desalentadora.

En ocasiones parece que hablar de cultura sea sinónimo de gratuidad, y que, aunque pagar mensualmente Netflix, Spotify, HBO u otras plataformas de contenido sea “normal”, pagar la entrada de un museo supone la realización de un análisis de costes, se vea “caro” y se dude aún más de un formato “no físico”.

Es precisamente ahí, en la realización de una experiencia cultural de pago, donde podemos encontrar el caso de las visitas guiadas virtuales que acaba de lanzar Casa Vicens, la primera casa de Gaudí. Una nueva opción de visita donde, de la mano del arquitecto Rubén Momblant, en el momento que quieras y desde la comodidad de tu casa puedes descubrir este Patrimonio Mundial.

¡Busca un lugar cómodo, una conexión estable a Internet y disfruta de esta visita guiada virtual!

Además, si compras ahora puedes disfrutar de un descuento del 50% con el código ELDADODELARTE (válido para compras hasta el 31 de marzo de 2021).